football_fence.jpg
football_fence_2.jpg
DSC_1859.JPG

Conoce a Dante.

 

Conoce a Dante.

21 años y de Nigeria.

No quiso que le sacara una foto, así que usé estas imágenes en su lugar, tomadas durante un partido de fútbol cerca del puerto.

Para llegar a Lampedusa él cruzó tres países: Nigeria, Níger y el más peligroso de todos, Libia.

Su viaje duró aproximadamente dos años y seis meses.

El día 14 de abril de 2014, una explosión en el mercado de Nigeria mató a su madre. 88 personas murieron. Temiendo por su seguridad, Dante huyó dos días después.

Se quedó en casa de amigos por un tiempo, pero hubo una pelea en el pueblo y le
apuñalaron. Se marchó de nuevo, esta vez para Níger y luego Libia.

Pasó de 2 a 3 días en un camión antes de ser vendido a los libios. Trabajó durante
meses en un centro de lavado de coches sin que le pagaran. Lloraba todos los días
porque extrañaba a su madre.

“Trípoli es lo peor”, dice.

Casi no había comida; recibían una baguette para compartir entre cinco personas. Vivían en un camión de contenedores. No había lugar para dormir; no había colchones, sólo una alfombra. Vivió como esclavo en este camión durante meses.

Para comer, él y los otros esclavos se reunían una vez a la semana con el dinero que tenían y hacían un guiso; sin embargo, esto no estaba permitido. Me dijo que no sabía lo que haría el guardia si alguna vez se enteraba de eso.

Durante dos meses no se cambió la ropa. Durante dos meses no se le permitió ducharse. Durante dos meses no se le dio acceso al agua ni a los suministros para cepillarse los dientes.

Los guardias armados siempre estaban cerca.

Planearon escaparse al mar. Dijo que si no se escapaba, sería asesinado o vendido a otro dueño de esclavos. Huyeron en medio de la noche. Corrieron a la "palapa", que es el barco de plástico inflable.

Cruzó el mar Mediterráneo a las 2 de la mañana en una patera con más de 100
personas. Estaba oscuro. Alrededor de las 7 de la mañana llegó al "mar azul," que, según él, es la señal de las aguas internacionales; antes de esto, dice, el agua es de
color verde oscuro.

Fue rescatado por un barco alemán que lo trasladó a la Guardia Costiera a las 22h. Permaneció en el barco de la Guardia Costera italiana durante dos días antes de llegar, finalmente, a Lampedusa.

Dante y yo nos hicimos amigos y lo veía por la ciudad casi todos los días. Tomábamos café y hablábamos. Él, como muchos de los chicos, me han mantenido actualizada de su situación a través de Facebook Messenger; él me llamó por la aplicación para
decirme que llegó a salvo en Florencia después de ser trasladado a la parte continental
de Sicilia.

Él juega fútbol. Le encanta el fútbol. Tiene una personalidad muy grande y el alma sensible.

Dante es un ser humano increíble.